Calavera literarias divertida

Calavera literarias divertida1Estaba en el panteón la calaca
Llorando por su gran amor
Diciendo que lo amaba mucho y
Que se lo llevaría al panteón.
En eso paquita la del barrio pasaba y le aconsejo
Mira cala no llores por esa rata ingrata.
Mejor disfruta de la fiesta y mi canción.

Así fue como la calaca dejo de llorar
y olvidar a su gran amor.

Autor: Rodrigo Rojas García.