Ejemplo de calaveras literaria chistosa

La maestra josefa no deja de llorar
Dice que la flaca no se la quiere llevar
Por andar de coqueta
¡Calaverita llévame contigo te prometo que te seré fiel!
Aunque me echen los perros tu serás mi amor.
La flaca no convencida le respondió
¡No te creo Joséfa mejor pórtate bien y el otro año vemos si te llevo.

Autor: Raul Garcia Hernadez